Re-imagina tu empresa para la nueva normalidad



Antes de que la nueva normalidad tome su curso, los equipos tienen una enorme oportunidad de imaginar nuevos productos, nuevas aproximaciones a mercado, nuevos procesos y nuevas formas organizativas para la nueva normalidad.


Hay equipos comerciales que no pueden salir a la calle, departamentos de administración con dificultades para trabajar en la nube, algunas posiciones de producción que no pueden estar a plena productividad pero esto no significa que la compañía no pueda operar a pleno rendimiento.


¿Cómo? Es la gran oportunidad para re-ubicar el talento, exponerlo a nuevos retos que permitan re-imaginar productos, servicios y formas de acercarlos a nuestros clientes. Esta es, en el fondo, la historia de la mayoría de las innovaciones que vienen inducidas por una necesidad del mercado. 


Veamos el caso de los centros educativos: hemos visto instituciones educativas nuestro país con 50, 70 años de tradición educativa presencial que se han visto obligados a transformar su forma de educar, ahora a distancia. Estas instituciones que han hecho todo por continuar atendiendo a sus “pequeños” clientes, pueden afrontar esta situación como un recurso esporádico de emergencia o como un servicio adicional a su “portfolio” de servicios. ¿Pueden atender al mercado latinoamericano con distinto fuso horario? ¿Pueden compartir profesorado con otros centros? ¿Pueden aquellos centros rurales compartir recursos?. Seguramente hay muchas barreras que resolver, pero la pregunta es.. ¿Puedo poner a equipos a trabajar en ello? ¿Puedo empezar a dar respuestas a esas barreras?


¿Y en el mundo del gran consumo? ¿Cómo me comunico con mi cliente si no puede salir de casa? A lo mejor si encuentro la fórmula esta me puede servir para los próximos tiempos más allá del desconfinamiento. ¿Automoción? ¿Qué puedo hacer más allá de las promociones en precio? ¿Hasta qué punto son necesarios los concesionarios como los conocemos hasta ahora? ¿Cómo debo experimentar ahora? ¿El consumidor ha redefinido sus valores de compra? ¿De qué manera afrontan ahora los consumidores un proceso de compra? ¿Qué tenemos que redefinir en nuestro marketing? Pues seguramente la respuesta la tengamos entre nuestro equipo de profesionales que ahora está en casa, y nuestros potenciales clientes - estos también en casa - . Deberíamos poner a nuestros equipos a promover esta interacción y a experimentar para que cuando esto acabe estemos seguros de que nuestra empresa está totalmente adaptada al nuevo consumidor.


¿Y si después de tanta pregunta tambalea nuestro modelo de negocio? Esto es un señal de que las preguntas son las correctas y que tenemos que poner a nuestros equipos a dar respuestas.


Y la clave es precisamente ¿Cómo pongo los equipos a trabajar? ¿Qué preguntas deben responder los equipos? ¿Quiénes tienen que responder a las preguntas? ¿Cómo administro esta creatividad que reside en los nuevos equipos interdisciplinares?